Español Inglés

PALACIO DE LOS MENCOS

Rincón de Mencos 1

31300 Tafalla (Navarra)

info@palaciodelosmencos.es

Diseño: Intermedio Comunicación
Fotografía: Eduardo Sanz

La Fundación Mencos presenta la exposición: Fotografía Navarra. La colección del marqués de la Real Defensa.

imagenes/eventos/exposicion-fotos-mencos.jpg

La colección fotográfica conservada por los marqueses de la Real Defensa constituye un fondo de gran importancia dentro del panorama de los archivos fotográficos navarros. En dicha colección no sólo se recogen imágenes de tema foral o realizadas por autores de nuestra comunidad, sino que además, incluye otras instantáneas tomadas por autores españoles e internacionales, así como por diversos miembros de la familia, en calidad de fotógrafos aficionados.

La temática es heterogénea, predominando el retrato, principalmente el de estudio, aunque también podemos ver fotografías de viajes, paisajes, vistas urbanas y de monumentos, antropológicas, sociales, etc, no sólo del entorno cercano de los marqueses, sino también de lugares lejanos y exóticos que recogieron durante numerosos viajes. La nómina de fotógrafos que componen la colección es muy diversa; desde todos los autores de renombre que trabajaron en Navarra en la segunda mitad del siglo XIX y la siguiente centuria, hasta trabajos de fotógrafos españoles e internacionales.

 

 

Daguerrotipo

Considerado como el inicio de la fotografía, el Daguerrotipo, descubierto por Louis Daguerre (1787-1851) en 1839, consiste en la utilización de una plancha de plata, convenientemente pulida, para fijar una imagen fotográfica, protegiéndola para evitar su deterioro en estuches

Estas obras revolucionaron el mundo de la representación plástica, suponiendo el fin de la pintura de retratos en miniatura, ya que el daguerrotipo encontrará en el retrato su principal demanda. Tras él surgieron otros procedimientos, como el Ambrotipo, en el que se emplea una placa de cristal, o el Ferrotipo, que utiliza como base una placa de hierro esmaltada por ambas caras, y que no tenía por que estar protegido por un estuche. Todos ellos son positivos directos de cámara, imagen única que no podía reproducirse.

 

Placas secas de gelatina

En 1871 Richard L. Maddox (1816-1902) presentaba las placas secas de gelatina, mejoradas en 1878 por Charles E. Bennet (1840-1927). Esta técnica nos permitió acercarnos al concepto de instantánea fotográfica. Gracias a que la emulsión donde se iba impresionar la imagen era seca, las placas podían ser usadas tiempo después de su fabricación. Igualmente, una vez utilizadas no era necesario positivarlas inmediatamente, lo cual daba la opción de realizar fotografías lejos del estudio. Estas planchas eran de formato uniforme, de variados tamaños, con cristales de medidas y bordes regulares, cortados de manera industrial.

 

Albúminas

La técnica de la Albúmina, inventada en 1850 por Louis D. Blanquart Evrard (1802-1872), es el primero de los procesos en la historia de la fotografía que incorporó una emulsión. El positivado de las imágenes se realizaba en el papel por contacto directo a partir de un negativo, de papel o de vidrio. Esta técnica perduró a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX y primeras décadas del XX, y posibilitó una mayor difusión de la fotografía.

También amplió la temática de las imágenes, y todo aquello que sólo se conocía gracias a los relatos de viajeros o a grabados y pinturas, se va a convertir en una realidad tangible.

 

Carte de visite

Este procedimiento fue inventado en 1854 por Eugène Disdéri (1819-1889), y consiste en la utilización de una cámara de cuatro, seis u ocho lentes, que podían accionarse en el mismo disparo o de forma independiente, con las que se obtenían ocho retratos, iguales o diferentes, en una sola plancha.. Esta técnica abarató considerablemente los costes de la fotografía, lo cual favoreció su difusión a todos los niveles.

 

Otros formatos de Carte

La popularidad de las carte de visite y su fuerte desarrollo hizo que surgiesen a mediados de la década de los sesenta del siglo XIX una serie de variantes de las mismas, las carte de victoire, cabinet, promenade, boudoir e imperial, que seguían el mismo esquema y funcionalidad pero en formato más grande. Estas imágenes, al ser de mayor tamaño que la carte de visite aportaba más información y de manera más clara que éstas, sobre todo en lo referente a la identificación del personaje representado.

 

Personajes celebres

En los álbumes familiares, junto a las fotografías de deudos y allegados, nos encontramos con imágenes que responden a una intencionalidad coleccionista, costumbre plenamente de moda en la segunda mitad del siglo XIX. Este es el caso de retratos de personajes celebres, como reyes, gobernantes, aristócratas, eclesiásticos, artistas, toreros, etc.

 

Estereoscopias

La fotografía estereoscópica es una técnica que permite la captura de una imagen en tres dimensiones. Para ello se utiliza una cámara binocular, de dos lentes con la misma distancia focal, gracias a las cuales se obtienen dos instantáneas muy similares, con una ligera desviación del eje visual. Al contemplar las dos tomas resultantes con los visores adecuados, el ojo humano superpone una toma sobre la otra, lo cual da la sensación de estar viéndola en tres dimensiones.

 

Carlismo

Las posibilidades propagandísticas que ofrecía la fotografía fueron rápidamente explotadas con la ejecución de obras de carácter político. Efectivamente, esta nueva forma de expresión plástica permitía, entre otras cosas, difundir las imágenes de soberanos y gobernantes.

Los pretendientes Carlistas a la corona española no fueron ajenos a esta utilización de la fotografía en la difusión de su figura, desarrollando un amplio programa que incluía imágenes oficiales y otras de carácter más privado, que como prueba de aprecio y agradecimiento por su fidelidad, dedicaron a los condes de Ayanz, de quienes las heredarían los marqueses de la Real Defensa.

 

Temas navarros

Dada la procedencia de la familia, uno de los capítulos más importantes dentro de esta colección, es el constituido por las imágenes tomadas por fotógrafos navarros. Se conserva obra de prácticamente todos los autores que trabajaron en la comunidad foral. E igualmente hay un nutrido grupo de piezas de las que no se conoce el autor, pero que gracias a su temática o su carga icónica sabemos fueron realizadas en Navarra.. Domina el retrato de estudio, y junto a éstos encontramos acontecimientos de la vida pública de la ciudad, caso de las procesiones municipales, corridas de toros, celebraciones civiles y religiosas, etc…